<
>

"No tengo duda que voy a noquearlo": Tyson Fury se confiesa sobre Deontay Wilder y la decepción de perder la megapelea de Anthony Joshua

play
Fury y Wilder estallan previo al combate de pesos pesados en Las Vegas (2:07)

Tyson Fury y Deontay Wilder se vieron por primera vez las caras previo al tercer combate e intercambiaron candentes palabras en la conferencia de prensa. (2:07)

LAS VEGAS – Tyson Fury asegura que el tercer enfrentamiento contra Deontay Wilder no llegará ni por equivocación este sábado al final de los 12 asaltos, y que noqueará sin piedad como hizo en la pelea más reciente.

El campeón de los pesos completos del Consejo Mundial de Boxeo también afirmó que jamás ha peleado por un legado, ni por hacer historia. Tan simple como que es su trabajo porque es boxeador profesional y que sabe que su esfuerzo será recompensado en dinero, que los aplausos van y vienen.

Fury (30-0-1, 21 KOs) sólo espera que Wilder (42-1-1, 41 KO’s) salga a boxear, que vaya para enfrente y ofrezca una resistencia que considera nunca existió en febrero del 2020, cuando el británico ganó la pelea por nocaut técnico en el séptimo round.

“No sé, veremos qué pasa”, dijo Fury sobre su pronóstico del momento en el que podría terminar el combate. “No tengo duda que voy a noquearlo. Puede ser que vaya para atrás y corra por algunos rounds. Si no se engancha, entonces es difícil noquearlo (…) Si viene a correr, entonces se prologará el final. Pero temprano o tarde, voy a encontrarlo, y tan pronto como me acerque a la distancia, se acabó…”.

Wilder se ha cansado de acusar a su propio equipo de trabajo y a Fury de que hicieron trampa en su más reciente enfrentamiento, desde que su esquina detuvo la pelea antes de tiempo, hasta que el hoy campeón tenía adulterados los guantes. Incluso esta misma semana de combate reiteró sus acusaciones por doquier y a quien quiso escucharlo.

Fury consideró que sólo eran la respuesta a la impotencia de ser superado en todos aspectos, que era débil en el aspecto mental y faltó de honestidad para simplemente aceptar que fue derrotado en todas las fases de la pelea.

“Con todas esas excusas que ha hecho; todas esas historias que ha creado en su propio pequeño mundo cerebral se nota que es muy, muy inestable. No lo tenía tan abajo como para ser ese tipo de persona. Pero siempre los hombros muestran sus ingredientes cuando están en el punto más bajo de su carrera o de su vida”.

Compra Tyson Fury-Deontay Wilder 3 en ESPN+ PPV

Fury peleará contra Wilder por tercera ocasión luego de que la pelea se convirtió en mandatoria por la orden de un juez, arruinando la oportunidad de un megacombate entre Fury y Anthony Joshua por el campeonato indiscutido; hubo reportes de una oferta para un combate entre ambos por alrededor de 250 millones de dólares en Arabia Saudita. Joshua fue destronado por Oleksandr Usyk hace unas semanas para convertirse en el campeón mundial de peso pesado de la OMB, AMB y FIB, complicando aún más las posibilidades que se realice la pelea entre los ingleses en el futuro.

“Cuando la decepción está fuera de tus manos, entonces en realidad no hay nada que puedas hacer al respecto”, dijo Fury. “Esto está fuera de mis manos. Tengo que ganar mi pelea, que es lo que haré el sábado por noche y entonces veremos qué sigue … Sí estoy desilusionado, pero qué hare ¿llorar por eso? No, porque cuando una puerta se cierra, se abre otra. Cada vez que pasa algo negativo, algo positivo puede suceder”.

Fury reconoció que tiene que salir a pelear y estar muy atento, porque tampoco puede dar por descontado que Wilder llegue mucho mejor preparado, con ganas de mostrar que es un verdadero campeón, además de que tiene la pegada y el currículum de un boxeador que ha sido campeón mundial, con 11 defensas del título, incluyendo 10 victorias de campeonato mundial.

“Creo que es como un tigre enjaulado, listo para ser desatado”, comentó. “No tiene nada que perder. Ya perdió la esperanza. No tocar más fondo, y le pagan mucho dinero. Entonces, ponte en su posición: ¿La gente dice por qué acepta esta pelea? Probablemente gane entre 10 y 20 millones de dólares. ¿Por qué no aceptaría esta pelea? Probablemente le hayan pagado cacahuetes por peleas en el pasado”.

“Yo sé que tengo”, añadió. “Entonces, ¿por qué no querría pelear con alguien por 20 millones?”

Wilder debe estar consciente también de que se juega su prestigio y seguir en la élite porque una derrota lo podrá en una larga lista de espera para tener otra oportunidad de combate por campeonato mundial, con exuberantes bolsas económicas frente a él.

“El haber visto ciertas cosas que ocurrieron en la segunda pelea me ayudaron a mejorar como hombre y como boxeador, aumentando mi hambre de gloria”, dijo Wilder. “Yo necesitaba todo lo que sucedió en aquella pelea, fue una bendición encubierta”.

“Tengo todo para ganar y nada que perder”, agregó. “Tu legado solo perece cuando el deseo por el deporte muere. Y yo estoy bien vivo en este momento”.

Con información de Mark Kriegel de ESPN.com