Ezekiel Elliott pagará funeral de jugador de secundaria

GRAPEVINE, Texas -- Ezekiel Elliott pagará los gastos funerarios de Jaylon McKenzie, prometedor jugador de futbol americano de secundaria que falleció por una bala perdida cuando salía de una fiesta cerca de St. Louis el sábado por la noche.

El corredor de los Dallas Cowboys, quien creció en St. Louis, contactó a la familia poco después de la tragedia.

Los Cowboys confirmaron el gesto de Elliott, quien quiso mantener el asunto privado entre la familia y él.

“Zeke es realmente un tipo especial”, dijo el coach Jason Garrett el miércoles en el torneo de gold de patrocinadores en el Cowboys Golf Club. “Es un gran jugador, obviamente, pero realmente es una buena persona y eso no me sorprende nada.

“Es muy generoso. Tiene un gran espíritu. Lo vemos todos los días como coaches y jugadores. Cualquier que ha estado cerca de él lo sabe y no me sorprende que se involucre en ese tema. Es alguien a quien mucha agente admira, ciertamente mucha gente en St. Louis y Missouri, Ohio State, en todo el país. Si eres aficionado al futbol americano, conoces a Zeke Elliott y quien haya estado cerca de él diariamente sabe qué clase de persona es”, agregó.

La madre de McKenzie, Sukeena Gunner, dijo que su hijo intentaba salir de una fiesta en Venice, Illinois, cuando se desató una pelea. De acuerdo a la policía estatal de Illinois, una bala perdida alcanzóa McKenzie, quien falleció en un hospital local. Una chica de 15 años también recibió un disparo y está en condición crítica.

McKenzie, quien ya había recibido ofertas de becas como jugador de secundaria, había elegido competir en el All-American All-Star Game en Canton, Ohio, durante el fin de semana de inducción del Salón de la Fama.