<
>

Deschamps permite las visitas familiares en la concentración francesa

El seleccionador francés ha relajado un poco el estricto control de la concentración de la selección francesa en el Mundial de Qatar y está permitiendo las visitas de familiares de los jugadores y el cuerpo técnico al lujoso hotel de Doha donde se alojan.

Una diferencia con respecto a lo que hizo hace cuatro años, cuando los allegados solo pudieron entrar en el cuartel general de Istra, a las afueras de Moscú, cuando acabó la fase de grupos.

Entonces, Deschamps tenía programada una jornada de descanso y de puertas abiertas para los familiares.

En este caso, el plan inicial contienen el mismo proyecto, solo que el seleccionador ha decidido que, antes de ese peldaño, los futbolistas puedan recibir visitas puntuales.

Ni todos han visto ya a sus familiares ni estos encuentros se han hecho de forma masiva, para preservar la intimidad del grupo.

Han sido breves visitas de una hora en el marco de la concentración. Los jugadores tendrán que esperar de nuevo a alcanzar los octavos de final para poder pasar un día entero con sus parejas o seres queridos, que incluso podrán dormir en el lujoso hotel catarí que alberga a Francia.

El seleccionador autorizó, incluso, el acceso a un peluquero particular al recinto, para satisfacer las peticiones de sus estrellas, pese que el hotel cuenta con un servicio específico para ese fin.