<
>

AlphaTauri sobre conspiración para beneficiar a Red Bull: "inaceptables, falsas y completamente irrespetuosas"

AlphaTauri salió a desmentir cualquier conspiración, a defender su honor como equipo y a Hannah Schmitz, blanco del discurso de odio

En la vuelta 45 del Gran Premio de los Países Bajos en la pista de Zandvoort, Yuki Tsunoda informó que algo no estaba bien en su AlphaTauri y sospechó de un neumático flojo, sospecha que comunicó al equipo.

Pasó el auto y se desajustó los cinturones de seguridad asumiendo que tendría que dejar el auto ahí y abandonar la 15ta fecha de la temporada de la Fórmula 1. Sin embargo, por la radio escuchó a su ingeniero informarle que todo estaba bien con el auto y que siguiera. Retomó la marcha y fue a pits. Ahí, Yuki Tsunoda pidió algo inusual: que le ajustaran de nuevo los cinturones de seguridad, que comúnmente se ajustan antes de la justa y no durante… pero eso no fue todo lo increíble de la situación.

Retomó en la vuelta 47 de competencia, y apenas salía de la calle de boxes, volvió a quejarse por la radio de que algo no estaba bien con la parte trasera: “hay algo extraño; creo es el diferencial”, advertía por la radio mientras rodaba a baja velocidad ya sobre la pista. A continuación, le ordenaron parar definitivamente, lo que llevó al control de carrera a detener el ritmo de competencia con un Virtual Safety Car. Y todo esto no pasaría de una extraña anécdota más en la interminable lista de cosas raras que han pasado en un Gran Premio de Fórmula 1. Pero el Virtual Safety Car le llegó justo a tiempo a Max Verstappen y Red Bull, equipo filial de AlphaTauri.

Gracias a esta situación, Max Verstappen tuvo un pitstop gratis sin perder la posición contra los Mercedes que lo venían persiguiendo. Por supuesto, las teorías de conspiración comenzaron a correr por redes sociales.

La narrativa en redes apunta a que Red Bull y AlphaTauri habrían concertado el abandono de Yuki Tsunoda para beneficiar a Max Verstappen, incluso dan el nombre de la jefa de estrategia de Red Bull, Hannah Schmitz, como la mente maestra detrás de la argucia. Es por esto que la organización con sede en Faenza, Italia y dirigida por el experimentado Franz Tost, director deportivo de AlphaTauri desde 2006 –cuando pasó a denominarse Toro Rosso-, emitieron un comunicado de prensa.

Es increíblemente descorazonador leer el lenguaje y algunos de los comentarios dirigidos a nuestro equipo y a la jefa de estrategia de Red Bull Racing, Hannah Schmitz”, inicia el texto.

“Dicho comportamiento de odio no puede ser tolerado, y entrar en acusaciones de juego sucio son inaceptables, falsas y completamente irrespetuosas tanto para Hannah como para nosotros. Siempre hemos competido independientemente, justamente y con los más altos niveles de respeto y deportividad”.

“Yuki tuvo una falla que el equipo no detectó inmediatamente y que lo llevó a detenerse en pista. Sugerir cualquier otra cosa es insultante y categóricamente incorrecto”.

¿Qué han dicho los protagonistas?

Lewis Hamilton y Toto Wolf, piloto y director de equipo de Mercedes, describieron la situación como extraña y el austriaco incluso fue más allá al subrayar que este incidente cambió el desarrollo de la carrera.

"No sé qué ha sucedido exactamente con el Toro Rosso (antigua denominación de AlphaTauri), entró en boxes, salió, entró de nuevo, volvió a salir y luego volvió a pararse. Es lo más extraño que he vivido", señaló, Lewis Hamilton.

“Si estuviésemos peleando el campeonato, esto sería algo investigaríamos a profundidad”, dijo Toto Wolff.

“Lo que se necesita investigar por la seguridad de los pilotos, y de todos, es que el piloto paró, se soltó (los cinturones), hizo la vuelta completa, entró; el problema no fue solucionado, lo abrocharon de nuevo, salió y volvió a detenerse. Eso probablemente cambió el desarrollo de una carrera que pudimos ganar”, amplió Toto Wolff. Por su parte, el jefe de ingeniería de AlphaTauri, Claudio Balestri, se limitó a narrar lo sucedido y aceptar que no saben exactamente qué fallo, “esto está en investigación en el equipo”.

Yuki Tsunoda, después de abandonar, describió sus sensaciones y mencionó algo que es importante: “… paramos de nuevo para poner nuevas llantas y después vimos claramente el problema en la información, es por eso que paramos”. Si FIA quisiera, podría pedir los datos de telemetría de ese auto (una especia de caja negra), y corroborar que, en efecto, el auto tenía una falla catastrófica. No hay manera de corromper dicha telemetría, son los datos del coche, en tiempo real.

La próxima fecha de la Fórmula 1 es el siguiente fin de semana en la veloz Monza, donde se correrá el Gran Premio de Italia, uno que Toro Rosso ganó con Sebastian Vettel en 2008 y con Pierre Gasly en 2020.